Press "Enter" to skip to content

El porno versus la vida real

Las emociones que se ven en el porno, ¿son reales? ¡Este cuestionamiento es encomiable ya que hay algunos que piensan que sí! Sabiamente, aunque solo tiene un propósito recreativo, este entretenimiento para adultos ciertamente trae su parte de confusión. Porque a causa del porno, muchas personas, tanto hombre como mujeres han caído en frustración, porque sus relaciones sexuales no son como se las vende el porno. Veamos un poco en lo que consiste cada cosa.

Excitación sexual

Aunque obviamente omnipresente ante el más mínimo toque del dedo del pie con la lengua para un hombre full testosterona, la emoción es la premisa inicial para la respuesta sexual, tenga en cuenta que a menudo toma mucho tiempo para el hombre común. Como resultado, es difícil meterse en el baño y mantener una erección mientras le cae agua fria directo en sus genitales.

Lejos de ser instantáneo, el adagio de que el apetito viene con la comida ciertamente se aplica a la sexualidad. La emoción creada a partir de un contexto, una situación agradable, una locura, no hace falta decir que la pareja contemporánea tiene más que hacer para poner la mesa de sexo, pero en la vida real puede que esto lleve un poco más de trabajo previo.

Los gemidos

¡Ay! ¡Ay! Aah! ¡Ay! Aquí están estas onomatopeyas que monopolizan todas las expresiones faciales cuando vemos el tratamiento reservado para los órganos genitales a través de este séptimo arte. Una boca, una vulva, una vagina, un pene, un ano, todos los órganos hermosos que deben cuidarse.

En estas demostraciones imperativas de sexo que me ofrece el porno, ¿dónde están los contactos preparatorios? ¿Dónde está el tubo de lubricante? ¿Dónde están los ajustes? ¿Dónde están las grandes preguntas sobre cómo se siente la otra persona?

Aquí volvemos a lo mismo, aunque el porno vende este tipo de emociones, no significa que debas sentirlo en la vida real. Las personas en el plano real, necesitan contacto, necesitan preparación. Una mujer promedio requiere de un juego previo para poner su vagina lubricada. En muchos casos por cambios hormonales tienen a excitarse y no lubricar y es completamente normal utilizar ayudantes como lubricantes artificiales.

Asi que hombres adictos al porno, si creen que todas las mujeres son como Lisa Ann o Mia Khalifa, lamento decepcionarlos. Las mujeres del mundo real somos diferentes. Y mujeres que creen que están mal en la vida porque no llegan 20 veces al orgasmo como lo hacen ver las películas porno, relajense. Un a relación sexual promedio puede con éxito llevarte a 2 orgasmos y el coito puede llevarte unos 10 minutos, lo cual es completamente normal.
Orgasmo

Pornográficamente, sin rollo ni tambor, aquí está, a la potencia de diez, una y otra vez, multiplicable, aguable e inconmensurable. ¡Felicitaciones a todos estos actores y actrices que merecen el Oscar por los mejores mentirosos! Lo consigas o no, el orgasmo no define el sexo en sí mismo. Aunque es el clímax muy buscado, lograrlo en todo momento, con la adición de tales características, sigue siendo un objetivo poco realista.

Aunque todos afirman saber que la pornografía representa un mundo ilusorio, los estudios muestran que la exposición repetida, incluso habitual, puede tener un impacto negativo en la sexualidad, comenzando con la confusión entre lo verdadero y lo falso. Por lo tanto, estimados consumidores, recuerden que el porno es entretenimiento.